Schedule a Visit

Nulla vehicula fermentum nulla, a lobortis nisl vestibulum vel. Phasellus eget velit at.

Call us:
1-800-123-4567

Send an email:
monica.wayne@example.com

C/ Costa Rica, 32, Bajo G y Las Tablas - Madrid
Las rabietas de los niños: cómo manejarlas

9 meses ago · · 0 comments

Las rabietas de los niños: cómo manejarlas

Para ayudaros a manejar las rabietas, voy a utilizar los términos y ejemplos de Daniel J. Siegel. Este médico estadounidense habla de que los niños pueden tener dos tipos diferentes de rabietas. Hemos de identificar cuál de ellas está teniendo nuestro hijo para decidir cómo actuar.

Dos tipos de rabietas diferentes

  • Rabietas superiores: son aquellas en las que el niño decide conscientemente pasar al acto de la rabieta. Está poniendo a prueba nuestra paciencia y está dispuesto a aterrorizar hasta conseguir lo que quiere. Puede interrumpir la rabieta si quiere, controla su cuerpo y la capacidad de emplear la lógica y de tomar decisiones acertadas está disponible. Sería lo que popularmente diríamos que es una rabieta para manipular o conseguir lo que quiere. Por ej., estamos con nuestro hijo de compras y se tira al suelo pidiendo unas zapatillas nuevas.

 

  • Rabietas inferiores: son aquellas en las que el niño es incapaz en este momento de controlar su cuerpo, emociones, usar el pensamiento para plantearse consecuencias, resolver problemas o tener en cuenta emociones ajenas. Es lo que popularmente llamamos “ha perdido los papeles”. Por ej., nuestra hija se muestra desconsolada cuando le echamos el agua por encima de la cabeza mientras la bañamos.

 

Para comprender esta terminología, os explicaré que el cerebro tiene una parte superior y otra inferior. Si nos imaginamos una casa de dos plantas, el cerebro inferior sería como la planta baja de la casa. Sería la parte del cerebro que está a la altura de nuestras orejas. Es la primera zona del cerebro que se desarrolla, con la que los bebés nacen ya activada. Esta zona es la encargada de funciones básicas como la respiración o el parpadeo, de reacciones innatas como la lucha o huida de lo desagradable y de emociones intensas como el enfado y la ira.

El cerebro superior sería la planta alta de la casa, que coincide con la parte del cerebro que se sitúa por encima de nuestras orejas. Esa zona se encarga del control de las emociones y el cuerpo, del pensamiento y la planificación, de la toma de decisiones adecuadas, entre otras funciones. Esta zona del cerebro se va desarrollando a medida que el niño crece y a través de las experiencias con su entorno.

¿Conocíais estas dos zonas del cerebro y sus funciones?

Ahora nos imaginamos una escalerita que une la planta baja con la planta alta de la casa; es decir, el cerebro inferior (emoción de ira, por ej.) con el cerebro superior (pensamiento y control de la emoción). En la rabieta superior esta escalerita está conservada, pero en la rabieta inferior está bloqueada, por lo que el niño no puede acceder al razonamiento en ese momento.

Algunas ideas para manejar las rabietas

  • Rabieta superior: en este caso hemos de tener claro que no se negocia con el niño. Hay que poner límites estrictos, dirigirse al niño en términos muy claros sobre cuál es la conducta adecuada y cuál inadecuada y llegar a la última consecuencia si la conducta no se interrumpe. Siguiendo el ejemplo anterior, podríamos decir: «Entiendo que las zapatillas te hagan ilusión, pero no me gusta cómo te comportas. Si no paras ya mismo, no tendrás las zapatillas, y esta tarde te quedarás sin ir a casa de tu amiga a jugar, porque estás demostrándome que no eres capaz de controlarte”

 

  • Rabieta inferior: en este caso hemos de dar dos pasos:
  1. CONECTAR: ayudarlo a tranquilizarse con un contacto físico cariñoso, un tono de voz apaciguador, alejándole del lugar si hay peligro de daño y sin hablar de consecuencias ni de conducta adecuada.
  2. REDIRIGIR CON CEREBRO SUPERIOR: emplear la lógica y la razón y hablar de conducta adecuada e inadecuada e hipotéticas consecuencias. Continuando con el ejemplo de la rabieta inferior, podríamos decir: “Ya sé que te has enfadado mucho porque el agua te ha mojado la cara. Pero no está bien pegar cuando te enfadas. Puedes recurrir a las palabras y decirle a papá: “Eso no me gusta. Por favor, para”

Tags: , , , Categories: Blog

Centro Maracuýa

Centro Maracuyá

Vivamus ullamcorper pretium ipsum, id molestie elit dapibus vitae. Vestibulum ut odio id sem ultrices convallis vel id diam.

Deja un comentario

− 2 = 3

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies